Ramon Gel

Ramon Gel
Ramon Gel

El abuelo de Can Gel

En 1943, año en el que nació Julio Iglesias en Madrid, Antoine de Saint-Exupéry publicó El Petit Príncep  en Nueva York y en el marco de la segunda Guerra Mundial, en Canyamars, nacía Ramon Gel i Amat.

Ramon es el segundo de 5 hermanos, tres chicos y dos chicas y, desde muy pequeño, como todos, ayudaba en las diferentes tareas que le pedía su padre, ya fuera guiar los caballos cuando se araba, apilar la paja o llevar las vacas al establo.

Se formó en los Salesianos de Mataró y fue un buen estudiante. Siempre interesado por la maquinaria relacionada con el campo, le gustaba ir a las ferias agrícolas y ganaderas para estar enterado de las novedades y ver cuáles podían adaptarse a su entorno.

Ramon de joven en un campo de maiz

En 1971 se casó con Isabel Arnó, también de Canyamars, con quien ha tenido dos hijos, Rosa y Joan.

Ramon ordeñando en la nave antigua

Ramon ha sido un hombre emprendedor sin tener la conciencia de serlo. El objetivo de este emprendimiento no era convertirse en un granjero de éxito, sino más bien era una necesidad, un espíritu de supervivencia. Estaba convencido de que se debía mejorar la granja para que fuera más efectiva y, de esta forma, conseguir una mejor rentabilidad. No estaba sol en esta tarea: a su lado dándole soporte tenía a su padre y también a sus dos hermanos, que trabajaban en la granja.

En 1978 se construyó un establo nuevo en el que al principio hubo entre 40 y 50 vacas (hecho que duplicó la producción que hasta entonces había en la granja). Se hizo una sala de ordeño nueva, se modernizaron muchos aspectos técnicos y se invirtió en maquinaria. Todo esto dio como resultado un aumento de la producción lechera hasta unos ¡20 litros por vaca de promedio!

 

Antic logo de Can Gel
Antiguo logotipo de Can Gel

En 1988 se creó la marca “Can Gel” para poder vender la leche a clientes de proximidad. Fue un proyecto que pusieron en marcha él y su mujer Isabel y la marca ha estado activa hasta el 2008, año en el que Ramon se jubiló.

A pesar de la jubilación, a Ramon aún se le puede ver con el tractor arando un campo, arreglando alguna herramienta en el patio de su casa o ayudando a Joan en el ordeño. Es un hombre sencillo, bondadoso y amante de la conversación.

¡Siempre tiene alguna anécdota o historia para explicar!