Marta Pané

Marta Pané

Alma mater de Viu Can Gel!

Se podría decir con toda seguridad que, hasta que conoció a Joan Gel, la única relación que había tenido Marta con las vacas había sido gracias a algunas salidas al Pirineo. Nacida en Sabadell

, su vida hizo un giro de 180 grados cuan conoció a Joan y tres años más tarde se casó con él.

Laboralmente, Marta siempre ha estado muy vinculada al mundo de la logística. Durante 13 años estuvo trabajando en una empresa de automoción y durante 8 años fue Jefe de operaciones en una central de compras relacionada con el deporte.

Cuando Joan decidió construir la nueva nave, se planteó la posibilidad de poder iniciar un proyecto paralelo. Fue así como nació Viu Can Gel! aunque todavía no lo sabían.

Marta pilotó el proyecto desde el principio, primero lo combinaba con su trabajo y después ya se dedicó al 100%. Tenía claro lo que tenía que ser: un proyecto educativo de calidad, enriquecedor y atractivo para los visitantes.
Quería que, igual que ella, los visitantes que vinieran a la granja de Can Gel comprobasen que el mundo rural no está reñido con la modernidad, que en una granja se emplea mucha tecnología que facilita y mejora el trabajo diario, que el campo, o en este caso la ganadería, ha sabido adaptarse a las nuevas tendencias y que está en constante evolución.

Marta es perseverante, inquieta e impaciente. En la granja siempre está rodeada por sus perros que la siguen allá donde va.

Está enamorada de Can Gel pero no podría vivir sin oír el barullo de la ciudad de vez en cuando.